Insaciable

Comió tanto que lo echaron del restaurante

Ocurrió en Brasil. El hombre aprovechó una promoción, pidió 15 platos de pastas y al pedir 8 platos más le pidieron que se retirara del local, incluso dándole la posibilidad de no pagar. 

24/08/2021 | 13:30

João Carlos Apolonio, un pintor brasileño, fue a almorzar a un restaurante en Sao Pablo, Brasil, y se encontró con una promoción: un plato de pasta a tan solo 19,90 reales y claro que no dudó en aprovechar la oferta.

Comenzó pidiendo 15 platos de pasta, una cantidad asombrosa y poco común, por lo que desde la gerencia del restaurante le advirtieron que si no comía todo iba a tener que pagar una multa de  9,90 reales. A lo que João Carlos Apolonio respondió: “Puedes estar seguro de que me vas a pagar para que deje de comer”. Y así pasó.

El pintor , luego de comer los 15 platos de pasta llamó al camarero: “Te pido ocho platos más ¿puede ser? Cuatro porciones de lasaña y otras cuatro de ñoquis”. El mozo se quedó sin palabras y tomó la orden. Le sirvieron los platos incluso más rellenos para poder saciar al hombre pero él aún seguía hambriento.

Entonces, se le acercó el gerente y le dijo: "“Por favor, ¿aceptaría una propuesta? No tienes que irte, no te estamos obligando, pero si te vas ahora te devolvemos el dinero y no tienes que pagar nada”. Pero el cliente se ofendió y grabó un video para denunciar lo ocurrido, lo subió a las redes y su reclamo se hizo viral.

“Estoy haciendo este video para mostrar que esto no se hace, no. Me acaban de echar de un restaurante. El tipo dijo que ya no me van a atender. Así que lo dejo registrado”, relató en su denuncia que inmediatamente tuvo gran repercusión.

El restaurante, luego de todo lo sucedido, le dio la chance de regresar con una doble apuesta: esta vez le permitieron comer 35 platos.

En las redes sociales de João muestra que no es la primera vez que come en esas magnitudes, sino que es algo habitual para él ir a diversos lugares y pedir muchas cantidades de comida.


Te puede interesar

Tragos de autor con un giro único en un bar de Río Cuarto

Clases náuticas en el parador Gerard Le Moy en Calamuchita

Cosquín Cuarteto está de regreso en Córdoba